Info

Diario de lecturas, I: Pizarnik, Murakami

Alejandra Pizarnik, Poesía completa, Lumen, 2016

Leído el primero poemario, La tierra más ajena, publicado en 1955. Apenas señales de bisoñez ─tenía 19 años. No conozco su poesía más allá de un puñado de poema sueltos, pero tengo la sensación de que en este primer libro ya está todo, y de que las diferencias que encuentre con los siguientes no serán de madurez, asentamiento o mayor dominio de la técnica: es algo que me aburre mucho de la mayoría de los volúmenes recopilatorios de toda una obra, la enorme diferencia de calidad entre los primeros textos y los que empiezan a ser interesantes.

REMINISCENCIAS QUIROMÁNTICAS

dos manos de flores pendientes resumen la
burda escultura de exóticas formas que
brillan vendiendo a las brujas el
augusto signo de vida por muerte
leyendo en las líneas las miles de
veces que vences o gimes o lloras o ríes o
emprendes camino a un paso fijo que
lucha en la noche repeliendo los
viles ataúdes que esgrime el fracaso

Haruki Murakami, Kafka en la orilla, Tusquets, 2008

Si llevaba tiempo queriendo leer a Pizarnik, ningún interés había mostrado hasta ahora por Murakami, y no por nada en especial que hubiese leído sobre él. Pero una leve alusión al autor en otro texto despertó mi curiosidad. Escogí este título por la referencia literaria, nada más. Tras dos capítulos leídos poco puedo decir: ni me enganchó todavía, ni hay indicio alguno de desastre, salvo quizás la intuición de una desafección (o laxitud) del autor hacia los personajes que quizás sea solamente como una brisa que promete una galerna y apenas provoca la caída de una hoja.

Google+ | Twitter | Facebook
comentarios por Disqus